La Fisioterapia de “suelo pélvico “o pelviperineal (“pelvis” y “periné”) es una disciplina terapéutica que permite evaluar y tratar disfunciones de dicha zona.

Para comprender mejor la terapia, antes debemos conocer qué significa eso del suelo pélvico: qué es, qué funciones tiene y por qué es tan importante su cuidado

A pesar de ser una parte fundamental de nuestro cuerpo es un gran desconocido. Pocas mujeres (y aún menos hombres) saben dónde se localiza, cuáles son sus funciones y qué pueden hacer para controlar los músculos que lo forman.

El suelo pélvico o perineo es el conjunto de músculos y tejidos conjuntivos que tapiza la parte inferior de la pelvis. Esos músculos que se encuentran entre el pubis y el coxis, alrededor de la vulva y el ano, y que se sitúan en dos planos. Un plano superficial cuya función más importante es la sexual, aunque también ayuda a sostener los órganos pélvicos ,y otro más profundo, formado por los músculos que sujetan dichos órganos, controlan los esfínteres y mejoran la calidad de las relaciones sexuales.

Las disfunciones de dicha zona suelen acompañar a la mujer en el posparto y la menopausia y al hombre después de la cirugía de próstata. Sin embargo, también puede necesitar un tratamiento preventivo o rehabilitador cualquier mujer, mujeres que no hayan dado a luz, en especial aquellas que realizan deportes de alto impacto o híperpresivos (running, tenis, levantamiento de pesas) entre otros casos

Como funciones del suelo pélvico, destacamos:

– Funciones de continencia: el suelo pélvico controla los esfínteres para una correcta micción y defecación.
– Función sexual: unos músculos perineales tonificados mejoran la calidad de las relaciones sexuales.
– Función reproductiva: el periné es el último obstáculo que debe salvar la cabeza del bebé, ayuda a que su cabeza rote.
– Función de sostén: el perineo sostiene la vejiga, el útero, la vagina y el recto.
Manteniendo en forma esta parte de tu cuerpo, estarás cuidando estas cuatro funciones vitales y favoreciendo que todo marche adecuadamente. Teniendo esto en cuenta, podemos imaginar algunas disfunciones a las que puede llevar su mal funcionamiento
Estas son algunas de las disfunciones de suelo pélvico en las que puede ayudar la fisioterapia:

– Incontinencia urinaria (urgencia, esfuerzo o mixta) “pérdidas de orina”
– Incontinencia fecal o de gases
– Descenso de órganos (prolapso)
– Dolor perineal
– Estreñimiento terminal
– Durante el embarazo y en el posparto
– Disfunciones sexuales (dispareunia, vaginismos…)

Para saber si está indicado realizar un tratamiento de Fisioterapia pelviperineal, debe acudir al profesional, éste realizara una valoración del suelo pélvico, entrevista y exploración física. En dicha entrevista los fisioterapeutas de suelo pélvico recabamos información con el fin de conocer el caso concreto de cada paciente y diseñar con éxito el tratamiento posterior, si este fuera necesario. El cuestionario recopila datos relacionados con la salud en general, actividad deportiva, historia ginecológica, dinámica vesical y defecatoria entre otros.

Dentro de la exploración física se engloba la exploración visual y palpatoria, la valoración muscular, de la movilidad de los órganos pélvicos (existencia de descenso de órganos o prolapsos), la exploración neurológica y la exploración de la estática lumbo-abdomino-pélvica.

Muchas veces no somos conscientes del valor que tienen las cosas hasta que éstas dejan de funcionar, por lo que es probable que no seas del todo consciente de la importancia que éste tiene en muchos aspectos de tu día a día. No esperes a ver alterada tu calidad de vida y previene dichos problemas con técnicas preventivas como la preparación al parto o la gimnasia abdominal hipopresiva, si ya padeces alguna disfunción, no dudes en consultarnos y mejora tu problema con nuestros tratamientos.

Write a comment:

*

Your email address will not be published.

cinco − tres =

2017 - Clínica Dcarvier

Para contactar con nosotros    922 825 465